Segundo Nacimiento

Juntos, por una Nueva Tierra…

OJOS DE MENTA Y OJOS DE MIEL LLEGAN A LA CUMBRE DE LA MONTAÑA… diciembre 21, 2007

Filed under: Libros — CaRaCoLa @ 3:53 pm
Tags: , , , ,

EXtrActo de:

Una Sagrada Expedición al Reino de los ángeles”. Editorial Kier- Infinito. (1° tomo de la Trilogía del Viaje de Ojos de Menta y Ojos de Miel a Creta)

__butterfly_dreams___by_tears_of_eternity.jpg

Ojos de Menta y Ojos de Miel llegan a la cumbre de la Montaña donde habitan los Serafines… 

“Como a través de una espesa niebla, pudimos verlos. Eran Ángeles gigantescos, y por las ilustraciones que habíamos visto de ellos, eran Serafines. Tenían tres pares de alas: con dos se tapaban el rostro, con dos el cuerpo y con las otras dos volaban. Las alas multicolores estaban totalmente cubiertas de ojos. Y resplandecían de tal forma que era imposible sostener la mirada. Emitían un sonido estremecedor, era un canto, hipnótico y susurrante que nos mareaba, mareaba, mareaba…De pronto esas alas suaves y envolventes nos taparon los ojos y cubrieron nuestro cuerpo.  La sensación de estar allí dentro  era tan dulce, tan reconfortante. Nos dejamos llevar y navegamos por los cielos sin resistencia, en un estado que sólo podía llamarse “felicidad”. Entonces, entretejidos con los Ángeles, comenzamos a girar con ellos en un torbellino de luz.Aún con los ojos cubiertos por las alas de los Ángeles, percibimos en el centro un resplandor muy brillante, el más brillante que jamás hubiéramos visto. Era estremecedor. Así describían los alquimistas a la Luz Primordial, la Luz Increada. A  la Luz más misteriosa del universo, la fuente de toda la existencia.

Las voces cantaban:

Santo, Santo, Santo Es el Señor de las Huestes Celestiales.

Toda la Tierra está llena de Tu gloria.

Gloria a Ti, OH, Señor Altísimo. 

El coro, hipnótico y susurrante, nos envolvió en un dulce mareo de bienestar. Cantaban la bendición primordial para toda criatura. Alababan a Dios. Y como toda bendición es una corriente mágica, nos sumergimos en la onda encantada y cantamos con ellos. Acunados por sus alas, giramos y giramos. Giramos sin medida, sin mente, sin tiempo, sin espacio. Como los Ángeles, como las estrellas, como los planetas, danzamos en éxtasis, alrededor de la Luz más brillante y pura del universo. Y por primera vez en nuestras vidas nos embriagamos de Dios.Nos disolvimos en un mar de dulzura y de serenidad. De pronto ya no había otro sentido, ni otra razón, ni otro objetivo que girar y girar alrededor de esa Luz resplandeciente, en trance, en total entrega, en absoluta felicidad. Nos vaciamos de expectativas. De suposiciones. De miedos. De triunfos y de derrotas. De planes. De controles. Nos rendimos. Nos entregamos Dios. Y comprendimos sin palabras que ése es el punto más alto al que podemos llegar. Que la cumbre de la Montaña de la Vida  es pura rendición. Que se haga Tu voluntad…”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s