Segundo Nacimiento

Juntos, por una Nueva Tierra…

NO IMPORTA… diciembre 28, 2007

Querid@s herman@s en la Luz:
estrella.jpg
NO IMPORTA…….si Jesús de Nazaret realmente nació en la primera mitad de Marzo bajo la influencia del signo astrológico de Piscis (tal vez eso explique por qué el pez era el signo de los primeros cristianos y por qué se representa a veces a Jesucristo envuelto en un óvalo denominado Véssica Piscis), en lugar del 25 de Diciembre.
NO IMPORTA….si la celebración de la Natividad de Jesús fue instituida por la Iglesia de Roma en las actuales fechas para sofocar y apaciguar la celebración de las Saturnales romanas, que celebraban el Solsticio de  Invierno y la victoria de la Luz sobre la Oscuridad, y erosionar así hasta eliminar las celebraciones “paganas” que se resistían a desaparecer con la nueva doctrina.
NO IMPORTA…. cualquier otro factor circunstancial o cualquiera otra causa y/o precedente distinto al que nos han enseñado como motivo de celebración de estas fechas. Si una gran parte de los seres humanos de este planeta han decidido reencontrarse y amarse en estos días, tomando como factor común el Nacimiento de un Maestro, pues…… puertas abiertas y paso libre al Amor.
Un movimiento emocional positivo tan intenso como el que se genera en Navidades, por una masa crítica humana tan amplia y enfocada, en tan dilatadas zonas del planeta, genera un campo mental, una forma de onda-pensamiento poderosa e imparable que extiende las energías del reencuentro, el perdón y el amor por toda la Tierra. Cada uno a su manera, desde su nivel de consciencia, desde sus posibilidades y desde sus limitaciones, se suma a este egregor maravilloso e imparable.
En el medio siglo que llevo habitando este planeta, una de las pocas verdades que he logrado aprender e interiorizar es el convencimiento pleno de que, como seres divinos humanizados, el Camino Espiritual se recorre con dos piernas: La pierna del Amor y la pierna de la Consciencia. Dando un paso con cada una de ellas alternativamente, tal y como se andan los caminos físicos con las piernas físicas, se llega lejos. Utilizando solo una de ellas, a la pata coja, incluso aunque sean del Amor o de la Consciencia, el recorrido espiritual está forzosamente muy limitado.
Y para las celebraciones de Navidad todos parecemos prestos, a la vez que en cierta manera empujados por el pensamiento colectivo, a dar muchos pasos con la pierna del Amor y dejar la de la Consciencia para mejor ocasión.
Incluso muchos seres humanos limitan los pasos del Amor a unas fechas cada vez más concentradas y más constreñidas a su entorno familiar (entorno emocionalmente complejo donde los haya) y a su círculo de amistades, aunque la propia fuerza del Amor del Ser Interno y la del inconsciente colectivo desborde esas limitaciones mentales y egóicas y algo de ese Amor le salpique al vecino, al compañero de trabajo y hasta al transeúnte en general.
Al respecto del marco familiar como objeto y depositario de ese nuestro Amor, tan emergente como sorpresivo que nos desborda en estas fechas, un ingenioso dicho que circula estos días por Internet pone el dedo de pleno en la llaga de lo que en realidad son las relaciones internas en la mayoría de las familias, y lo hace introduciendo una sola letra a una tipo de frase de deseos muy manido de estos días, como el que podría ser:  Deseo que estas Navidades lo paséis bien en familia.
Introduciendo una sola letra, la frase quedaría:  Deseo que estas Navidades lo paséis muy bien o en familia. Esta última es mucho más cercana a la realidad cuando abordamos el marco familiar más amplio.
Siendo muy positivos, estas fechas y las formas mentales que las envuelven son puertas energéticas muy propicias para sajar viejas heridas y contenciosos familiares, limpiarlas, sanarlas, purificarlas y cauterizarlas. Estos causas pendientes familiares, que son tan importantes para nuestro equilibrio emocional, para nuestro avance espiritual y para la purificación emocional planetaria, encontrarían en estas fechas un consenso ambiental de amor, perdón, buena voluntad y reconciliación que ayudarían mucho a la sanación individual y planetaria, así que, en lugar de esconder las emociones tras la copa de champán y echar unas cuantas paladas de tierra de olvido pactado e hipocresía en aras de una armonía familiar tan superficial como efímera, aprovechemos las favorables condiciones energéticas del momento para sanar pasados no resueltos, bloqueos emocionales, supuestas cuentas pendientes y para dar pasos decididos de sanación y luz, que faciliten el renacimiento interno de la Consciencia Crística individual, el cual, constituye el objetivo final y verdadero de la Navidad. Un importante paso en el Camino Espiritual es romper, liberar los vínculos familiares desde el emocional y reemplazarlos por vínculos voluntarios desde el corazón.   
Estos son, en mi opinión, los más grandes pasos que pueden darse con la pierna del Amor en estas fechas en las que se instala en las casas el Portal de Belén.
Hablando del Portal de Belén, este año me he fijado por primera vez en la palabra Portal, desde otro significado muy distinto del general de la palabra. Si Jesucristo nació en una posada, o en un establo, según qué versión evangélica se consulte, o incluso en una cueva como pueden afirmar algunas tradiciones. ¿Qué sentido tiene la palabra portal?. Todos parecen ser espacios cerrados donde el modo de acceso a ellos, sea puerta o portal o un simple umbral, no sea en absoluto relevante para definir el lugar del evento. Y estas Navidades se me han hecho patentes una cuantas medio preguntas-medio afirmaciones al respecto de la dichosa palabra.
¿Se abre la Nochebuena un Portal Espacio Temporal de conexión con la Energía Crística?. ¿No se dará en la Misa del Gallo, o en su horario, la medianoche, la apertura de un portal temporal en el que se facilite a los que acceden a él con plena consciencia, la aceleración del proceso de renacimiento del Cristo Interno, de la divinidad potencial que Somos?. ¿Se activarán esa noche, en esas particulares circunstancias, moléculas de ADN de nuestra parte divina, si así se busca y desea?. ¿El Gallo, arquetipo del primero que celebra cantando la luz del nuevo día, no será la clave de un despertar de los códigos divinos dormidos en la intrincada inteligencia de nuestro código genético?.  Suena coherente. Todo consiste en probar. ¿Cómo?. Tu interior sabe.
Y en cuanto a los pasos a dar con la pierna de la Consciencia en estas fechas, parece claro que toca aprender a discernir con claridad meridiana, de entre la banda global de frecuencias del inconsciente colectivo navideño, cuales corresponden a los “comerciantes” y a sus múltiples y sofisticados reclamos, bien envueltos y escondidos entre las frecuencias del amor y el reencuentro familiar, para que pasemos por caja con un carro cuanto más cargado mejor, con la engañosa sensación de que todas las compras son regalos o viandas para homenajear a seres queridos desde esa emergencia del amor que se va formando en el corazón, mientras damos una buena patada en el culo al medio ambiente favoreciendo el consumo exagerado e innecesario de recursos naturales de todo tipo, agraviamos a los pobres a través del campo morfogenético planetario y confundimos alegría y felicidad con consumo y regalos (tal como la publicidad pretende y consigue que sintamos y hagamos), amén de la patada que damos al monedero.
Tiene aquí su pleno sentido la frase “Otro mundo es posible”, y los pasos de la Consciencia nos tienen que llevar a separar el grano del Amor de la paja del consumo, el grano de la salud y el respeto a nuestro cuerpo de la paja de la satisfacción de los instintos individuales y sociales. Esos pasos nos tienen que llevar a inventar o simplemente cambiar a otra manera de hacer las cosas más físicas de acuerdo con la Ley de Dios y de la Armonía Planetaria. Lo dejo a vuestro criterio como ejercicio de discernimiento que estoy seguro de que todos habéis hecho ya o podéis perfectamente hacer, aunque aviso que, muchas veces, ir en contra de las convenciones o usos sociales, por amables e inofensivos que estos parezcan, tiene su coste en rechazo e incomprensión generalizada. Me limito a avisar.
Tan solo no me resisto a proponer una manera alternativa de regalar. Regala algo hecho por ti, algo tan vacío de materiales y consumo como lleno de tu alma. Algo de tan alto valor como de tan bajo precio. Regala poesía. Poesía hecha por ti para aquellos a quienes amas. Abre tu corazón al Amor y conéctate con los Maestros Poetas de la Sexta Dimensión, como por ejemplo, con San Juan de la Cruz. Espera y escribe lo que salga de tu corazón. Embellece el texto a tu buen saber y entender y regálalo, sin duda ni vacilación, como único regalo a tus seres queridos, mientras le haces un corte de mangas al Carrefour, a El Corte Inglés y a todos los centros comerciales. Te garantizo que, independientemente de la calidad literaria de lo escrito, llegarás al fondo del corazón del regalado. Porque “Otro mundo es posible”.
Bueno, y tras este compartir con Amor de reflexiones, solo queda desear que tus pasos de Amor y Consciencia estas Navidades sean largos y numerosos, y que colabores tanto como recibas de la energía de amor, buena voluntad y felicidad que estamos preparando entre todos, en un ambiente de armonía, felicidad y dicha y que todos lo que desees te sea concedido por el Cielo, sin tasa ni medida alguna.
Un abrazo de Luz.
Domingo Díaz
La Casa de Numú.
Escuela de Amor y Consciencia.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s